Texto y fotografías: Anabella Sarrias

Miro alrededor

Y solo veo una red

Donde solo se puede caminar dormido.

Donde dicen cómo debes ser y pensar.

Donde los espejos son iguales.

Pero mi sombra es diferente a todas

y no pertenezco.

Entonces, sonrío.