Texto y fotografías: Anita Pouchard Serra

Lejos de la imagen de postal de sus vecinas Praga, Budapest o Cracovia, Bucarest es una ciudad o muy querida o poco conocida en el círculo de las capitales de Europa del Este. La transición posterior a 1989 y al regimen de Ceaucescu parece ser un estado permanente, en el que los cambios son a veces brutales y a veces inexistentes. Bucarest parece estar a la imagen de la sociedad rumana, un collage de fuertes contrastes, de fuerzas internas que se oponen, de deseos y recuerdos.

Este ensayo propone dibujar un retrato contrastado de la sociedad rumana, a traves de Bucarest y sus alrededores, entre la vieja generación maltratada por un futuro incierto, a veces brutal, y una generación joven que no vivió el pasado reciente.